Autobuses de hidrógeno, ¿el impulso necesario?

Hoy la cosa va de autobuses, ese medio de transporte que en hora punta acaba oliendo a refrescante humanidad. Y es que los autobuses, tanto los urbanos como los de larga distancia, pueden servir de trampolín para la futura automoción mediante hidrógeno y pilas de combustible, actuar de catalizador, como detonante, darles un primer impulso vaya. Me entendéis, espero. Y ello debido a las características propias y particulares con que cuenta este medio de transporte.

¿Por qué no hay más coches de hidrógeno circulando por las calles? O ¿por qué hay países en los que todavía no han visto ni la luz? La cuestión en este caso siempre es la misma, y hace referencia al problema del huevo y la gallina. ¿Por qué no hay vehículos propulsados por hidrógeno por las calles? Porque evidentemente a día de hoy no hay estaciones de servicio, hidrogeneras, donde poder repostar sus tanques de hidrógeno a alta presión (700 bares). No es que no haya una red decente de hidrogeneras y por tanto el consumidor crea que se puede quedar tirado sin repostar, es que directamente en muchos países, como España, esa red de hidrogeneras es inexistente. De hecho, las marcas de automoción que ya cuentan con vehículos de hidrógeno en el mercado, condicionan su estrategia de expansión en los distintos países según el estado en que se encuentre la red de hidrogeneras en el país de destino. Y aún más, también tienen en cuenta cuales son los planes de futuro para desarrollar la infraestructura necesaria, en la cual por otro lado suelen estar dispuestos a participar. En España podríamos decir que esa red de hidrogeneras de momento ni está, y yo que tu no me sentaría a esperarla. Pero ¿por qué no contamos con surtidores de hidrógeno? Pues básicamente porque una empresa o un particular que monte una hidrogenera lo que quiere es ganar dinero, pero si no hay coches de hidrógeno que vayan a repostar, mucho dinero no van a ganar la verdad. Este problema es típico en tecnologías que requieren una gran inversión inicial para su desarrollo.

Y ahora llegamos a la pregunta clave de este post, ¿cuáles son las ventajas de los autobuses para promover la automoción a hidrógeno? Pues bien, la ventaja fundamental es que en la mayoría de los casos se tratan de flotas cautivas. Vehículos que realizan una serie de trayectos prefijados y que vuelven o pueden volver a un punto, a una base, a repostar o a dormir cuando no están en uso. Esa es la clave, porque entonces puedes asegurar un consumo mínimo de hidrógeno, de forma que a quien monte la hidrógenera le resulte rentable. Las flotas cautivas (autobuses, taxis, empresas de servicios de vehículos) pueden generar la demanda inicial para instaurar un sistema de repostaje. Con una mínima red de repostaje, habrá empresas y particulares que puedan entrar en el mercado, alcanzando el volumen necesario para que el construir un surtidor de hidrógeno pueda resultar rentable. Pero además, las flotas de autobuses de licitación pública, tienen otra ventaja que es precisamente el hecho de ser pública. El riesgo que supone montar las primeras hidrogeneras hace que ninguna empresa quiera aventurarse únicamente por su cuenta y riesgo, lo que hace necesaria una financiación público-privada para su construcción. Este mecanismo se está llevando a cabo en diversos países como Alemania, Dinamarca o en el Estado de California en los EE.UU, y permite aumentar el número de hidrogeneras de forma rápida favoreciendo la penetración de la automoción del hidrógeno. Por ello, el hecho de que el propio licitador sea público puede suponer una ventaja.

Ya se están realizando pruebas en varias ciudades a lo largo del Mundo con autobuses de hidrógeno, y para muestra varios botones:

Londres

Londres es probablemente una de las ciudades con el proyecto de autobuses propulsados con pilas de combustible de hidrógeno más longevo. Y es que actualmente la capital británica cuenta con 8 de estos autobuses que cubren la ruta RV1 entre Tower Gateway Station y Covent Garden y que llevan en funcionamiento desde el año 2011. Cinco años de forma continua dándole al hidrógeno, así se explica que la flota de autobuses de hidrógeno haya logrado recorrer más de 1.1 millones de km. Si bien es verdad que se hicieron pruebas durante varios años antes de incorporar esta flota estable.

Autobus de hidrógeno de Londres

Autobus de hidrógeno de Londres. En la parte superior del mismo pueden apreciarse los depositos de hidrógeno

Sin embargo, el plan para los autobuses londinenses es mucho más ambicioso, se está ultimando una Zona de Emisiones Ultrabajas (ULEZ, Ultra-Low Emision Zone) que entrará en vigor en 2020 y en la cual todos los autobuses de piso único que circulen por ella deben ser de cero emisiones.  Por ello, dos autobuses de hidrógeno más se añadirán a la flota londinense en el año 2017 y se prevén más incorporaciones en los siguientes años. El modelo de todos estos autobuses es el Citaro de Mercedes-Benz, y han sido modificados para incorporar las pilas de combustible de la canadiense Ballard Power Systems.

Aberdeen

Y no abandonamos la isla británica porque nos vamos a Aberdeen, en Escocia, donde operan 10 autobuses propulsados por hidrógeno lo que constituye la mayor flota de Europa de ete tipo de vehículo, y creo que actualmente del Mundo, después de que el proyecto de Whistler en Columbia Británica, Canadá, que contaba con 20 vehículos fuese cancelado en 2015. En el caso de Aberdeen, el modelo de vehículo empleado es del fabricante belga Van Hool que es el mismo que proporcionará los dos nuevos autobuses de hidrógeno a Londres en 2017, mientras que la planta de potencia vuelve a ser de Ballard Power Systems. Una cuestión muy interesante es que la hidrogenera que se ha construido para producir el hidrógeno para alimentar estos autobuses, además de ser la más grande del Reino Unido, es de libre acceso, proporcionando un punto de recarga accesible en la zona.

Autobus de hidrógeno en Aberdeen

Autobus de Aberdeen propulsado mediante pila de combustible de hidrógeno.

Brasil

El pasado 2 de marzo comenzó la operación de dos nuevos autobuses de hidrógeno en el área de Sao Paulo. Estos se unen a un tercero que ya estaba operativo. Los tres vehículos están operados por el operador privado Metra y están asignados al recorrido São Mateus – Jabaquara con una distancia de 45 km. Los tres autobuses se enmarcan dentro de un proyecto de colaboración entre el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas, el Ministerio de Minas y Energía, la Agencia Brasileña de Cooperación y la Empresa Metropolitana de Transporte Urbano de Sao Paulo. El fabricante de los vehículos es Marcopolo Viale, empresa brasileña, mientras que la planta propulsora, cómo no, vuelve a ser de Ballard Power Systems. En este caso se asegura que la producción de hidrógeno se realiza por electrolisis del agua en Sao Bernardo Campo, donde se encuentra el garaje de la Empresa Metropolitana de Transporte Urbano de Sao Paulo. Faltaría saber si la energía necesaria para la producción del hidrógeno procede de fuentes renovables. Si así fuese estaríamos ante el ciclo verde del hidrógeno y se podría asegurar que los tres vehículos no emiten ningún tipo de contaminante, aún teniendo en cuenta todos los procesos asociados a su operación como es la obtención del hidrógeno.

Autobus de hidrógeno de Sao Paulo

Autobus de hidrógeno de Sao Paulo, Brasil.

Costa Rica

Este país no os lo esperabais en esta lista ¡eh! En este caso, dentro de un proyecto de ecosistema de transporte sostenible, se pretende operar un autobús propulsado por hidrógeno con capacidad para 40 personas desde el Aeropuerto Internacional Daniel Oduber Quirós hasta el centro de la ciudad de Liberia, una ruta de unos 26 km. Se prevé que fundamentalmente sirva para trasladar a los trabajadores del aeropuerto.

El ecosistema en cuestión cuenta con cuatro elementos independientes, a saber, una planta de producción, almacenamiento y compresión de hidrógeno, una turbina eólica y una serie de paneles solares para la producción de energía eléctrica, entiendo que para generar el hidrógeno por medios renovables, y por último el autobús. Por lo visto, la mayoría de los elementos están dispuestos, así es que no debería tardar en echar a andar. Si bien, el proyecto cuenta con 15 meses para ser desarrollado y empezó en noviembre de 2015.

Esta entrada fue publicada en Automoción. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *