Energy Observer un catamarán cero emisiones

Imagen por ordenador del Energy ObserverEnergy Observer es un catamarán experimental, un laboratorio flotante de la energía, que pretende dar la vuelta al Mundo siendo energéticamente autónomo, toda la energía que necesita la produce el propio barco, y sin generar ningún tipo de emisión contaminante. ¡Un barco del futuro! Para ello cuenta con 130 m2 de paneles solares, 2 aerogeneradores de eje vertical, 1 cometa inteligente de 50 m2 y 2 motores eléctricos reversibles. Cuando el catamarán es arrastrado por la cometa los motores eléctricos generan una corriente eléctrica que permite producir hidrógeno a partir de la electrolisis del agua marina. De hecho, este catamarán experimental será el primer barco capaz de producir hidrógeno a bordo por sus propios medios. El hidrógeno generado es almacenado para ser utilizado posteriormente en una pila de combustible durante los periodos en los que no haya sol ni viento. También cuenta con una serie de baterías de ion-litio, para el almacenamiento de energía a corto plazo.

El proyecto

El proyecto Energy Observer gira en torno a un barco-laboratorio que pretende demostrar y difundir diversas tecnologías energéticas innovadoras, limpias y eficientes que nos permitan acometer de forma satisfactoria la inminente transición energética. Es por así decirlo un laboratorio flotante de futuras energías. Una demostración de que nuestro paso por la tierra no tiene por qué asociarse irremediablemente con la contaminación y los desechos.

Diseñado y desarrollado en colaboración con un equipo de arquitectos navales y el CEA-LITEN de Grenoble, Energy Observer pretende probar la eficiencia y viabilidad de una cadena de producción de energía en base a diferentes tecnologías renovables. Este catamarán sigue la estela de otros proyectos similares. Por ello se le apoda en ocasiones “Solar Impulse of the seas” por la similitud tecnológica y de pretensiones con el avión solar que recientemente completó su vuelta al mundo.

Energy Observer de frente

Uno de los pilares fundamentales en el sistema energético del Energy Observer es la posibilidad de producir hidrógeno a bordo. Dado que las energías eólica y solar, que son las que cubrirán la demanda energética del buque la mayor parte del tiempo, son intermitentes, es de vital importancia lograr almacenar la energía de forma eficiente. Las baterías sirven como acumuladores de energía eléctrica a corto plazo. Sin embargo, no son eficientes para almacenar grandes cantidades de energía pues el volumen necesario de baterías sería muy grande. Ahí entra el hidrógeno como vector energético. La energía se almacena en forma de hidrógeno, de manera que este se utiliza en una pila de combustible cuando el resto de fuentes de energía estén inoperativas, es decir, cuando el sol no brille ni haya viento. El Energy Observer, por lo que he podido leer, producirá el hidrógeno a partir de la electrolisis de agua marina. La electricidad necesaria para llevar a cabo el proceso la obtendrá bien de los 2 motores eléctricos reversibles cuando el catamarán es arrastrado por la cometa o bien del exceso de producción de las placas solares y los aerogeneradores. Esta tecnología convierte al Energy Observer en uno de los barcos tecnológicamente más avanzados, y el primero en ser capaz de producir hidrógeno a bordo.

El catamarán debería ser presentado en sociedad dentro de poco, para en primavera, en torno a abril, iniciar su recorrido mundial partiendo del histórico puerto de Saint-Malo, ciudad en la que ha sido acondicionado. Un viaje de 6 años (2017-2022) siendo autosuficiente energéticamente y sin emitir gases contaminantes, que le llevará a visitar 50 países y 101 puertos. Hará escala tanto en puertos históricos como en reservas naturales, ecosistemas en peligro de extinción y eventos internacionales. Esta expedición pretende conciliar ecología y tecnología, demostrado que es posible reducir nuestro impacto sobre el medio ambiente sin reducir nuestra comodidad.

Imagen lateral del Energy Observer

Historia del Catamarán Energy Observer

El Energy Observer es un barco de leyenda, como La Perla Negra en Piratas del Caribe, solo que este ha ido cambiando de nombre con el tiempo. El arquitecto naval Nigel Irens construyó, bajo la supervisión del navegante Mike Birch, en 1983 en Canadá el que fue el catamarán más grande del mundo. Su innovadora configuración multicasco sentó cátedra y fue imitada por multitud de navíos posteriormente. Bautizado inicialmente como “Formule TAG” (Technique d’avant garde, en español técnica de vanguardia), fue el primer barco de vela capaz de navegar 500 millas (aprox 805 km) en menos de 24 horas, record que conquistó en 1984. En 1985 ganó la carrera Mónaco-Nueva York.

Modificación del Energy Observer

Bajo el nombre de “Enza New Zealanda” conquistó en 1994 el Trofeo Julio Verne por la circunnavegación a vela más rápida del mundo, realizándola en 74 días 22 horas 17 minutos y 22 segundos. Su record estuvo vigente hasta 1997, cuando el Sport Elec lo batió.

En 1997, siendo rebautizado como “Royal & Sun Alliance”,  logró el record en el paso del Canal al realizarlo en 6 horas 49 minutos y 19 segundos. El año siguiente batió el record femenino de la Travesía del Atlántico Norte, llevándola a cabo en 9 días 11 horas 21 minutos y 55 segundos.

En 2005 bajo el nombre de Daedaleus se alzó con el record en la Travesía del Atlántico Sur, el cual sigue ostentando a día de hoy.

Si bien este es un pequeño resumen de la vida de este catamarán como feroz competidor de los mares y océanos, cuenta con muchas más carreras y travesías en su casco.

Fue armado inicialmente como un barco de 24 m y 38 cm de eslora. Sin embargo, con el paso del tiempo se ha ampliado en 4 ocasiones y ha sufrido notables modificaciones en su configuración. Actualmente el Energy Observer cuenta con 30 m y 50 cm de eslora por 12 m y 80 cm de manga y pesa unas 20 toneladas.

Equipo y Tripulación

Detrás del diseño y reacondicionamiento del barco ha estado un equipo de más de 30 personas, entre arquitectos, diseñadores e ingenieros trabajando desde 2015 de forma conjunta entre Saint-Malo, París, Grenoble y Chambéry.

Si bien, cuando el barco se haga a la mar viajarán a bordo únicamente cuatro marineros profesionales, un ingeniero y un cámara. Victorien Erussard, regatista de competición en alta mar y oficial de la marina mercante dirigirá la expedición junto con Jérôme Delafosse, buceador profesional y productor de documentales sobre la vida silvestre.

Sistema de Energía

El Energy Observer cuenta con un innovador sistema de energía que combina diferentes fuentes y métodos, ahí reside gran parte del reto tecnológico. Más innovador aún si hablamos de un barco. Energy Observer cuenta para la generación de energía con:

  • 130 m2 de tres tipos de innovadores paneles fotovoltaicos como los conformables o los de doble cara. Desarrollados por el INES (Institut National de l’Energie Solaire)
  • 2 aerogeneradores de eje vertical desarrollados por ICAM Nantes.
  • Cometa de tracción automatizada de 50 m2 desarrollada por Beyond the Sea®.
  • 2 motores eléctricos reversibles, capaces de producir hidrógeno cuando el catamarán es movido mediante la cometa.
  • Sistema de pila de combustible de hidrógeno acoplado a un refrigerador por absorción.
  • Depósitos para almacenar el hidrógeno producido, almacenamiento de energía a largo plazo con producción in situ por electrólisis.
  • Baterías de ion litio de Forsee Power para el almacenamiento de energía a corto plazo y la gestión de las demandas de potencia.

Esquema energético del Energy Observer

Debido a esta combinación de tecnologías, Energy Observer será el primer buque en el mundo capaz de producir hidrógeno descarbonizado a bordo, permitiendo al barco alimentarse indefinidamente con energía libre de emisiones. Las energías renovables son imprescindibles, pero no suficiente. Cuando el viento no sopla o el sol no brilla es necesario contar con un depósito de energía que permita al barco propulsarse así como seguir operando sus sistemas, ese es el papel del hidrógeno y la pila de combustible en este entramado energético.

“Energy Observer es el paradigma de lo que serán las redes de energía del mañana, con soluciones que incluso podrían utilizarse en cinco años. Por ejemplo, las casas del mañana podrían incorporar un sistema de almacenamiento de hidrógeno, que se produce durante los meses de verano y luego se utiliza en el invierno”. Florence Lambert, directora de CEA-Liten.

“Vamos a ser el primer barco con un medio autónomo de producción de hidrógeno. … Si no hay sol o viento, o si es de noche, el hidrógeno almacenado, generado por la electrólisis alimentada por paneles solares y dos turbinas eólicas, se hará cargo”. Victorien Erussard.

“Energy Observer es sobre todo un desafío tecnológico. Es como el Solar Impulse del mar hecho en Francia. Nuestro objetivo es utilizar la naturaleza y las energías renovables y poder, gracias a ello, dar la vuelta al mundo de manera autónoma”.Victorien Erusard.

“El hidrógeno no es un combustible, pero si una buena forma de almacenar energía. En lugar de baterías, llenamos los tanques de hidrógeno de alta presión y el hidrógeno puede alimentar nuestra pila de combustible y generar electricidad.” Jerome Delafosse.

“Por primera vez, el Energy Observer nos permitirá explorar los océanos sin dejar ningún rastro detrás de nosotros,” Jerome Delafosse.

Energy Observer transmite al sector tecnológico y a la sociedad en general un mensaje en favor de las energías renovables y las tecnologías asociadas no contaminantes. Este proyecto contribuirá sin duda a aumentar la concienciación de la gente en torno al inminente problema medioambiental y hacia sus posibles soluciones, y más en el abrupto escenario que se nos plantea actualmente. Además, será un excelente embajador del hidrógeno en su travesía a lo largo del mundo, difundiendo las bondades que esta tecnología presenta a la hora de almacenar y distribuir la energía. Pero su labor no se limita únicamente a la concienciación sino que es un verdadero demostrador tecnológico, un laboratorio en el que ensayar todos estos sistemas y tratar de solucionar los problemas que vayan surgiendo.

Energy Observer es un ejemplo de cómo mediante soluciones innovadoras podemos construir una cadena de producción energética completamente limpia. Contamos con los medios para reducir nuestro impacto en el planeta, conocemos las tecnologías necesarias para ello, ahora el balón está en nuestro tejado. ¿Mostraremos el compromiso y la voluntad necesarios para llevar a cabo la transición energética?

Esta entrada fue publicada en Hidrógeno. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *