IKEA y las pilas de combustible

Edificio de IKEANunca, jamás en mi vida, he pisado un IKEA así es que podéis suponer que mi casa se compone de cuatro muros blancos sin mucha decoración. Tengo tabiques de milagro, porque venían con el piso. También os digo que me alegro de no haber sufrido eso de saber cuando entras en un IKEA, pero no cuando vas a salir, si es que lo consigues. Pero no he venido a hablar ni de mi piso ni de su decoración. Parafraseando a Francisco Umbral “yo he venido aquí a hablar de” IKEA (no tengo libro propio… todavía). ¿De muebles y accesorios? No, de IKEA. ¿Y qué tiene que ver IKEA, una gran cadena de muebles y decoración, con las pilas de combustible, tema central de este blog? Pues como podréis sospechar, algo hay ahí, sino no traería el tema.

Resulta que IKEA ha anunciado recientemente (23/08/2016) sus planes para instalar su primer sistema de pila de combustible alimentada con biogás en la costa este de Estados Unidos. El primero en la costa este, lo que quiere decir que tiene MÁS, ¿cómo os quedáis? Porque yo no tenía ni idea de ello. La tienda que se verá beneficiada por la nueva instalación es la de New Haven en Connecticut. Pero es que hace un año los suecos completaron la instalación de un sistema similar en el IKEA de Emeryville, que es uno de los dos que tienen en el área de San Francisco (justo al otro lado del mapa de Estados Unidos, en la costa oeste). Y ahí no acaba la cosa, ya que al inicio de este verano la marca anunció cuatro proyectos parecidos para cuatro tiendas que tiene en el área de California.

El nuevo sistema de pila de combustible de New Haven será capaz de generar 250 kW y se espera que a lo largo de un año sea capaz de producir aproximadamente una energía de 2.081.376 kWh para alimentar de electricidad a la tienda. Lo que según los cálculos de la marca se traduciría en una reducción de las emisiones de CO2 de 1218 toneladas, equivalente a las emisiones de 233 coches o 163 hogares en un año. De esta forma, la tienda pretende satisfacer la mayor parte de su demanda energética con electricidad producida en su propio recinto para lo cual cuenta, además de con el nuevo sistema de pila de combustible de biogas, con 940.8 kW de placas solares instalados en el tejado.

Composición química del biogás

Composición química del biogás

Evidentemente, el sistema de pila de combustible no lo va a hacer IKEA, sino que el diseño, desarrollo e instalación corre a cargo de la empresa Bloom Energy. Parece que Bloom Energy no aplica la filosofía de IKEA de “mónteselo usted mismo”. Para la generación de electricidad “onsite” Bloom Energy ha elegido una pila de combustible de tipo SOFC (Solid Oxide Fuel Cell) como la que vimos el otro día con el prototipo del Nissan e-Bio Fuel-Cell. Sin embargo, a diferencia del Nissan e-Bio Fuel-Cell el sistema que se implante en New Haven posiblemente no utilice reformador ya que el biogás contiene como principal combustible metano. Y el metano se reforma directamente produciendo hidrógeno en el ánodo de las pilas de combustible SOFC dadas sus altas temperaturas. Otro beneficio de las pilas de combustible SOFC es que a altas temperaturas las reacciones tienen lugar más fácilmente por lo que en general no es necesario emplear metales nobles como catalizadores con la consiguiente reducción de los costes.

Sumemos, 1+1+4 = 6. Seis proyectos similares en un año, nada más y nada menos. De hecho, cuando la nueva instalación de New Haven entre en servicio este mismo otoño, IKEA tendrá una potencia instalada de 1.5 MW a base de pilas de combustible. Esta inversión en pilas de combustible está en línea con el objetivo de la empresa sueca de lograr ser independiente energéticamente en 2020. Para ello, también está invirtiendo notablemente en paneles solares, el 90% de sus instalaciones los tienen, y en eólica, es propietaria de dos parques eólicos. Y es que si IKEA consigue hacerse independiente eléctricamente de terceros, además de asegurarse el suministro electrico, tendrá la ventaja económica de no verse sometida a las fluctuaciones del mercado eléctrico. Si bien inicialmente le puede suponer un gran desembolso, es posible que con los años amortice la inversión y salga ganando. Además del posible rédito económico, IKEA con estas acciones mejora su imagen de marca de cara a la opinión pública, lo ecológico y lo verde tienen mucho tirón en este mundo actual. Sea como fuere, aunque su motivación no sea medioambiental el resultado en ese aspecto será igualmente beneficioso, en principio. Con este tipo de aplicaciones se abre la puerta a un futuro en el que la generación de electricidad tenga lugar de forma distribuida en lugar de centralizada, con las ventajas que ello puede conllevar. Os dejo por aquí un enlace que me parece bastante interesante al respecto de la generación distribuida de electricidad.

P.D.: no os preocupéis, no estoy tampoco triste por no haber ido nunca a un IKEA ¡eh! De hecho, creo que puedo seguir posponiéndolo.

Referencia

http://www.ikea.com/us/en/about_ikea/newsitem/082216_IKEA_fuel_cell_system_in_New_Haven

Esta entrada fue publicada en Habitabilidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *