Riversimple y su coche de hidrógeno

Que marcas que todos conocemos, como Hyundai, Honda o Toyota, anuncien a bombo y platillo sus nuevos y flamantes coches propulsados por hidrógeno no sorprende a nadie. Se sabía que estas marcas estaban investigando en ellos y que habían fabricado y probado diversos prototipos. Sin embargo, que un consorcio británico llamado Riversimple anuncie que va a presentar un vehículo de hidrógeno, salvo que estés muy puesto en el tema de pilas de combustible, pues es cuanto menos sorprendente. Vamos a ver que se sabe de este misterioso coche, y de la compañía detrás de él.

"Rasa" de Riversimple

“Rasa” de Riversimple

El vehículo en cuestión se llama “Rasa” al menos en su primera versión, y según Riversimple hace referencia a la expresión latina “Tabula Rasa”. Ya sabéis lo filosóficas que se ponen las empresas a la hora de dar nombre a sus bichos, ¿o serán lo de marketing? En cualquier caso, según ellos, han escogido el nombre porque la idea inicial del vehículo estaba compuesta únicamente de una pila de combustible, una hoja en blanco y una serie de principios de diseño sostenible. Con ello han hecho tabla rasa y han tratado de diseñar un vehículo sostenible, simple y eficiente cuestionándose cada decisión que han ido tomando. ¡Hala!, ya tienen historia de cara a conseguir inversores y clientes.

vehículo prototipo de Riversimple

Esquema del vehículo prototipo de Riversimple

¿Y qué se sabe del coche? Bueno, aún no se sabe mucho pero en la web de Riversimple aparecen varios datos interesantes que voy a enumerar para que queden más claritos:

  • El vehículo de marras es un biplaza, habéis entendido bien, tiene dos asientos. Para llevar a la familia no es, desde luego, pero como primer prototipo de la compañía no tiene porque estar mal necesariamente, y más aún con el modelo que tienen pensado aplicar.
  • En los ensayos previos el vehículo ha alcanzado unos 96 km/h como velocidad máxima. Claro está, esta velocidad no es comparable a la de la mayoría de vehículos, pero es un primer prototipo. Además, si la intención es utilizarlo en ciudad, este dato pierde relevancia, así es que pasemos al siguiente.
  • Presenta una aceleración de 0 a unos 90 km/h en 9 s.
  • El prototipo fabricado pesa tan solo 580 kg, a ello contribuye en gran medida que el chasis sea un monocasco y fabricado con fibra de carbono, lo que hace que este elemento pese tan solo 40 kg.
  • Cuenta con tracción a las 4 ruedas gracias a que cuenta con cuatro motores eléctricos, uno para cada rueda.
  • Es capaz de recuperar hasta un 50% de la energía cinética generada durante la frenada la cual se almacena en una serie de supercondensadores.
  • Cuenta con una pila de combustible de hidrógeno que según los datos de su web es de unos 8.5 kW. Este dato choca un poco, sobre todo teniendo en cuenta que los coches de hidrógeno que se conocen emplean pilas de combustible de unos 100 kW, si bien es verdad que han existido prototipos con pilas de combustible con potencias en el rango de los 20 kW. Pero vamos a profundizar algo más en este punto, si hacemos un primer cálculo teórico de la potencia que necesitaría el vehículo durante el crucero a su máxima velocidad (~96 km/h) se obtiene que requeriría unos 8,4 kW (Resistencia a la rodadura = 0.006, Peso = 580 kg, sección frontal = 2.2 m2, coeficiente aerodinámico = 0.3, a nivel del mar y 25 ºC). Como puede verse, se aproxima mucho a la potencia de la pila de combustible que ellos han planteado, si bien los parámetros introducidos para el cálculo son optimistas en ciertos casos. Por ejemplo, la resistencia a la rodadura que se ha tenido en cuenta es muy pequeña, propia de unos neumáticos muy buenos, el coeficiente aerodinámico también está tirando hacia abajo, si bien el área frontal quizas sea algo menor. Sin embargo, si tomamos este cálculo como veraz, el coche lo conduciría un fantasma sin peso. Manteniendo el resto de parámetros iguales, pero consideramos que en el coche van 2 personas de unos 75 kg cada una, tenemos que la potencia necesaria sería algo más de 8.6 kW. En cualquier caso, parece que la pila de combustible está bien dimensionada para el vehículo en cuestión, por supuesto, considerando que esta tan solo interviene dando la potencia necesaria para el crucero mientras que son los supercondensadores los que proporcionan los picos de potencia para las aceleraciones.
  • La autonomía es de unos 480 km que no está nada mal, aunque dado que es un biplaza, por espacio para los depósitos de hidrógeno no será.
  • Las emisiones en el tubo de escape son nulas y del pozo a la rueda son menores de 40 g CO2/km aun cuando el hidrógeno se obtuviese a partir del reformado del gas natural.

El funcionamiento eléctrico del vehículo, aun cuando Riversimple lo vende como algo innovador realmente es al que estamos acostumbrados, salvo por el hecho de los cuatro motores eléctricos. La pila de combustible puede alimentar todos los motores en crucero así como recargar los supercondensadores, los cuales también pueden recargarse mediante la frenada regenerativa. Cuando sean necesarios picos de potencia para las aceleraciones, la pila seguirá funcionando más o menos en crucero y serán esos supercondensadores los que se encargarán de proporcionar ese plus de potencia.

Esquema eléctrico del coche de Riversimple

Esquema eléctrico del prototipo de Riversimple

Para construir el prototipo se han servido de los productos de diversas empresas como por ejemplo Michelin para los neumáticos, KS Composites para el chasis o la canadiense Hydrogenics para la pila de combustible. Además Riversimple ha contado con múltiples subvenciones como los 2 millones de libras esterlinas que les dio el Gobierno de Gales o los 2 millones de euros que les ha concedido de la European Fuel Cells and Hydrogen Joint Undertaking para los tests que tienen pensado realizar a lo largo de este año. También han ganado varios premios en certámenes de negocios, pero a la hora de la verdad estos no levantan una empresa, a lo sumo pueden levantar la moral.

Empresas que proporcionan material a Riversimple

Patrocinadores y empresas que proveen de material a Riversimple

Gracias a la financiación que han conseguido tienen pensado construir 20 prototipos más antes de fin de año para empezar a realizar pruebas con posibles clientes, mientras que la comercialización final del vehículo comenzaría en 2018. Si bien el modelo económico que plantean no es la de un fabricante de coches al uso. No tienen pensado vender sus vehículos a los clientes, sino ser un proveedor de movilidad como servicio. Vaya, que pretenden hacer algo similar a un alquiler o un leasing. Los clientes pagaran una cuota mensual y con ello contarán con el mantenimiento, el combustible, un seguro, y por supuesto el coche.

Riversimple quiere eliminar el impacto medioambiental de la movilidad, y para ello ha tratado de diseñar su negocio en base a la sostenibilidad como ventaja competitiva. Dado y como está el mercado, la apuesta es arriesgada, pero supongo que eso lo saben desde un principio. Aun así, han ido haciendo avances con el tiempo, han logrado financiación, proveedores y al final del todo un primer prototipo muy digno. Evidentemente, tiene sus pegas y en comparación con otros vehículos de hidrógeno puede salir perdiendo, pero es el primer prototipo de una nueva compañía que nunca a fabricado un vehículo antes. Y con todo y con eso ha planteado ideas muy interesantes que le podrían permitir destacarse, como el hecho de la tracción a las cuatro ruedas, o el que sea biplaza. Sin duda, me parece un gran logro por su parte que estén consiguiendo sacar el proyecto adelante.

Esta entrada fue publicada en Automoción. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *