Mi visión del WHEC 2016 (World Hydrogen Energy Conference)

Logo WHEC 2016 ZaragozaDel 13 al 16 de junio se celebró, aquí en España más concretamente en Zaragoza, la 21º edición de la World Hydrogen Energy Conference, WHEC a partir de ahora, y un servidor estuvo allí. Así pues, en esta entrada un poco atípica os voy a contar mi visión sobre el WHEC 2016 así como algunos pareceres y conclusiones que me traigo desde Zaragoza.

El WHEC 2016 ha sido mi primer Gran Congreso y solo puedo decir que ha sido genial, me ha encantado. No solo por el conocimiento técnico que en este tipo de conferencias se adquiere, sesiones plenarias y paralelas, sino también por todo lo demás. Tengo la sensación de que todo ese “demás” es mucho mayor que el conocimiento técnico y concreto, que no ha sido escaso precisamente. ¿Y qué es ese “demás”? Pues son muchas cosas al mismo tiempo. En primer lugar es conocer a un gran número de personas que les gusta lo mismo que a ti y que lo viven con gran pasión, es como si hablasen tu misma lengua. Esto es muy importante pues cuando uno está trabajando solo o con un número reducido de personas en el laboratorio, o donde sea que uno trabaje, en ocasiones tiene la sensación, o al menos yo la tengo, de estar aislado en lo que al campo de estudio se refiere. Aun cuando te encante lo que haces, en ocasiones puedes sentir que no tiene cabida. Sin embargo, cuando ves a 700 u 800 personas que se dedican a lo mismo que tú, con las que puedes compartir ideas o inquietudes de tu trabajo, y con las que aunque sea de forma figurada estás trabajando codo con codo por un fin común, te hace sentir arropado en lo que haces. Por otra parte, cuando tu y tu equipo trabajáis en una determinada vía, en ocasiones te pueden asaltar dudas sobre la utilidad de tus desarrollos. En este WHEC 2016 he recibido un gran feedback a ese respecto, pudiendo constatar que los trabajos que llevamos a cabo y los modelos no son únicamente maquinaciones de tres o cuatro locos. Resumiendo, el WHEC 2016 me ha permitido ver que:

  • No somos uno frikis en medio de ningún sitio trabajando en este campo de las pilas de combustible, sino que formamos parte del conjunto de gente que le apasiona este campo y este conjunto lo integran más de dos elementos. Eso sí, es un grupo disperso.
  •  Los estudios y trabajos que llevamos a cabo, un tanto atípicos, no son tan solo unas ideas felices nuestras, sino que hay a gente que les interesa y pueden tener su utilidad. Básicamente por eso comenzamos esas vías, pero cuando no recibes ningún tipo de feedback puedes llegar a dudar si la dirección escogida es la correcta.

Además, el WHEC 2016 ha sido como una gran marmita de conferencias, opiniones, trabajos, conversaciones y posters en la que te ves sumergido y que te permite generar nuevas ideas de las que posteriormente surgirán ensayos, modelos o trabajos que pueden ser interesantes. Y esto entiendo, es lo que hace avanzar un campo, en este caso el de las pilas de combustible. Pero sin duda, con lo que me quedo es con las personas y el trato tan agradable que ha habido. Me consta que en otros campos de la ciencia y de la técnica la competencia es muy grande y nadie suelta prenda, nadie cuenta casi nada. Sin embargo, aquí la gente compartía su punto de vista y experiencia y te daban consejos para tratar de mejorar tus diseños y modelos (ya sea diciéndote que vas por el buen camino o indicándote que lo mismo sería bueno considerar un determinado aspecto), y te animaban a continuar con ellos. Evidentemente, como en todos los sitios, están los que van poco menos que en una labor de espionaje y desanimo tratando tan solo de recopilar datos y echando el trabajo del resto por tierra, pero he de decir que eran los menos.

En cuanto a lo que es estrictamente pilas de combustible y el uso del hidrógeno en ellas, me vuelvo con la sensación de que se están consiguiendo resolver los problemas que hace años hacían del hidrógeno un elemento inutilizable. Se ha avanzado enormemente en su almacenamiento, así como en los métodos de producción. Además, están surgiendo nuevos catalizadores que aceleran tanto la producción de hidrógeno como su oxidación en las pilas de combustible. Varios países como Japón, Noruega o Alemania están desarrollando planes específicos para la expansión del uso del hidrógeno en su territorio, y nuevas aplicaciones están surgiendo como tranvías en China o trenes en Noruega que hacen uso de esta tecnología. El hidrógeno y las pilas de combustible parece que están creciendo con fuerza en varios países del mundo con un gran número de aplicaciones, no solo en automoción aunque quizás esta es la más visible, pero también en aplicaciones estacionarias y en otros medios de transportes como aviones, trenes, bicis, etc.

Las próximas entradas volverán a tratar elementos más técnicos y aplicaciones de las pilas de combustible, algunas de ellas sobre cosas vistas en este Congreso, pero en esta quería dar aunque fuese parcialmente mi visión sobre este WHEC 2016 que me ha parecido increible y me reafirma en mi vocación.

Esta entrada fue publicada en Hidrógeno. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *