Phi Suea House, 1º complejo residencial autosuficiente mediante energía solar e hidrógeno

Casa del proyecto Phi Suea

Una de las viviendas del proyecto Phi Suea

Así, a bote pronto si os digo Phi Suea House probablemente no os suene mucho, a mí antes tampoco. Pues resulta que Phi Suea House es un proyecto muy interesante de la compañía CNX Construction que pretende alimentar energéticamente un conjunto de casas únicamente con la energía solar, bueno y con hidrógeno. El hidrógeno que no falte. De esta forma logran casas totalmente autónomas energéticamente hablando y ecológicas pues emplea en todo caso energías renovables y no contaminantes.

Pero no estamos hablando de alimentar únicamente una casa, lo cual podría ser más o menos sencillo. Lo que se pretende es alimentar un conjunto residencial que inicialmente contará con 4 viviendas mediante un sistema conjunto y compartido de administración de la energía eléctrica. Esto es realmente novedoso y podría dar pie en un futuro a que grandes complejos residenciales fuesen autónomos energéticamente, pero no gestionando cada casa su propia energía, sino trabajando todas de forma conjunta. Pero vayamos a ver como funciona el proyecto Phi Suea House.

Tanques de hidrógeno del sistema de almacenamiento de energía

Tanques de hidrógeno, electrolizador y pila de combustible del sistema de almacenamiento de energía

Intentar suministrar electricidad a una vivienda únicamente mediante células fotovoltaicas es un poco complicado ya que cuando hay sol todo va de lujo, pero cuando este se pone, tiene esa extraña manía, la cosa se comienza a complicar. Solución, almacenar energía durante el día para que la podamos utilizar por la noche cuando las placas solares no pueden generar electricidad. Ello implica que habrá que diseñar el sistema de placas solares para poder alimentar las casas durante el día y además contar con energía sobrante para almacenarla. Esto no es un gran problema si se cuenta con superficie suficiente. La cuestión es como almacenar la energía que se va a necesitar durante las noches. Una opción es utilizar baterías las cuales cuentan con muchas ventajas, pero no son especialmente recomendables a largo plazo. Además, las baterías no son muy adecuadas para almacenar grandes cantidades de energía. Así pues CNX Construction ha decidido emplear otro método que es almacenar la energía sobrante en forma de hidrógeno. Lo que se hace es conducir la energía eléctrica sobrante que se produce durante el día hasta un electrolizador en el cual se genera hidrógeno a partir de energía eléctrica y agua. En un electrolizador básicamente lo que se hace es aplicar una determinada corriente para romper las moléculas de agua y generar oxígeno por un lado e hidrógeno por otro. De esta forma el hidrógeno que se genera se almacena en depósitos presurizados. Ahora, cuando se requiere electricidad por las noches se conduce el hidrógeno desde los depósitos hasta una pila de combustible que genera la corriente necesaria previo paso por un convertidor DC – AC. Sin embargo, las pilas de combustible presentan una carencia y es que si bien son muy buenas trabajando de forma estacionaria no llevan tan bien la gestión de los picos repentinos de potencia. Este trabajo lo hacen mucho mejor las baterías, por lo que el sistema cuenta también con unas baterías que son capaces de gestionar esos picos instantáneos de potencia que requiere el sistema, mientras que la pila de combustible trabajará más o menos de forma estacionaria. Concretamente cuenta con dos bancos de baterías de plomo-ácido de 2000 Ah.

Bancos de baterias del proyecto Phi Suea

Bancos de baterías de plomo-ácido de 2000 Ah cada uno.

La construcción física del complejo Phi Suea House se presentará el 29 de enero en Chiang Mai, Tailandia. Este cuenta a día de hoy con cuatro viviendas y varios edificios de apoyo todos ellos alimentados por el sistema descrito. La otra novedad es que el complejo no administra la energía casa a casa sino que se gestiona de forma conjunta. Esto es, la energía eléctrica generada por las placas solares situadas en los tejados de los edificios y en otras superficies se lleva hasta un edificio concreto en el cual se gestiona toda la energía y donde se encuentran los depósitos de hidrógeno, las baterías, el electrolizador y la pila de combustible. Este método en principio es más eficiente y permite reducir costes al evitar elementos duplicados.

Para lograr su objetivo CNX Construction ha instalado 114 kW de potencia fotovoltaica, y han estimado que estos podrán generar unos 441 kW h de electricidad diariamente. Además, el electrolizador podrá generar según dice la empresa unos 2000 litros de hidrógeno a la hora como mucho, y los depósitos podrán almacenar como máximo 90000 litros. Se prevé al mismo tiempo que la energía diaria consumida por todo el complejo residencial y sus edificios de apoyo se situé en el entorno de los 200kWh. Se cifra en unos 80 kWh la necesidad energética del sistema durante la noche, mientras que la pila de combustible con los depósitos completamente llenos es capaz de producir 120 kWh, por lo que en principio será capaz de cubrir esa demanda.

He aquí otro uso del hidrógeno, en este caso como sistema de almacenamiento de energía. Un paso más hacia un futuro dominado por las energías renovables en el que no se tenga porqué depender de la intermitencia de las mismas. Este sistema podría ser en principio extrapolado, con ciertas salvedades, a complejos residenciales mayores o a edificios si en ellos se dispusiese de la suficiente superficie como para instalar la potencia fotovoltaica necesaria. Si bien a futuro presenta claras ventajas, a corto plazo podrían existir ciertos inconvenientes debido al elevado coste. La inauguración del complejo residencial del proyecto Phi Suea House es el 29 de enero, habrá que estar atentos para ver como funciona a largo plazo.

Esta entrada fue publicada en Habitabilidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *